Como emprendedores, cada uno de nosotros es diferente y único. Lo único que tienen en común, es el deseo de tener libertad en nuestro “trabajo”, además de libertad en la vida a través de nuestra iniciativa empresarial. Actualmente es un buen momento, sea por la crisis, sea porque nos encontramos en un momento donde es fácil encontrar capital para nuestras Startups, nos permite vivir la vida que queremos vivir.

Sin embargo, hay algunos emprendedores que están enganchados a sus negocios anteponiendo su vida laboral a su vida profesional. Emprendedores que no entienden porque tu no estás progresando en tu empleo, en tu empresa o en tu startup, sin valorar que quizás lo hayas decidido libremente así. Sin más.

Y como no hay dos sin tres, hoy hablaremos de los cinco tipos de emprendedores que solemos encontrarnos. Ninguno mejor que otro, todos mejores que ninguno.

1. El emprendedor escéptico

Es el típico emprendedores que al ver el éxito de los demás, de inmediato comienza a cuestionarlos. Analiza y estudia las startups del resto y “detecta” motivos por el cuál los negocios de esa persona van bien. Y los encuentra: ha tenido suerte, o ha recibido una herencia… cualquier excusa es buena para minimizar su valúa.

Quizás es que, precisamente este emprendedor tiene una experiencia anterior en el sector, pero siguen siendo escépticos sobre su éxito y no creen que sea posible su éxito si no viene precedido de una tunda de buena suerte.

2. El emprendedor imitador

Es un emprendedor que en cuanto detecta el éxito de los demás ya trata de copiarlo exactamente igual. Su sitio web es el mismo, sus tarjetas de visita son las mismos, e incluso la forma en que se presentan a terceros se parece mucho a la persona a la que siguen.

En realidad no hay nada de malo en copiar un sistema si este está testeado que funciona. Lo dijo en su día Rodolfo Carpintier, “no inventes, copia y mejora“. Y no es una frase gratuita ya que el invirtió en Tuenti que, nadie negará, era una copia bastante igual a Facebook.

De todas formas, hay una línea muy delgada entre la imitación y la copia. Imitar el éxito significa que se mira y se analiza lo que funciona, y se busca la forma de hacer que esta imitación sea relevante para nuestro negocio.

3. El emprendedor investigador

Es un emprendedor que le encanta aprender. Investiga todos los escenarios posibles y el resultado de las estrategias para iniciar o hacer crecer un negocio. No habría nada de malo con la investigación y el aprendizaje, sino fuera porque algunas veces termina por convertirse en una excusa para no actuar.

Aunque siempre hay que esforzarse por aprender lo que funciona en tu negocio, hay que ponerlo en práctica. La mayoría de los emprendedores saben más de lo que creen; el problema es que hay muchos que son víctimas de “infoxicación”. La clave del éxito es aprender y ponerlo en marcha.

4. El emprendedor determinado

Es el emprendedor que tiene claro que un día emprenderá su propio negocio. De momento no sabe bien bien en qué, pero si sabe que emprenderá.

Saben que pondrán un negocio diferente, sin copia, y para ello hacen todo lo que pueden para poner en marcha o hacer crecer su startup.

Saben que poner en marcha y hacer crecer un negocio es difícil, y que se necesita tiempo. La única realidad que sabemos es que no hay pruebas de que sea posible prosperar. Para ello, este tipo de emprendedores deben cambiar su mentalidad. Los empresarios de éxito tienen determinación, y esto es lo que hay que aplicar a este tipo de emprendedores.

5. El emprendedor exitoso

Este empresario ha pasado por todas las etapas de la iniciativa empresarial y la creación de startups, y ha alcanzado el éxito.

Ahora se centra en la ampliación del negocio.

El emprendedor exitoso se ha dado cuenta de qué cosas le han ayudado a alcanzar el éxito. Han descubierto la manera de conectar con sus clientes y cómo resolver sus luchas más importantes.  y entienden que su tiempo es su recurso más valioso, y por eso lo usan sabiamente.

Y tú, ¿qué tipo de emprendedor eres?

No olvides que, seas el emprendedor que seas, el éxito requiere tiempo y disciplina. El crecimiento de una startup podría suponer mucho tiempo de tu vida, pero el espíritu emprendedor proporciona la libertad que uno siempre anhela.

Si quieres conseguir financiación para tu Startup, o quieres invertir en alguna de ellas, pídenos información sin compromiso sobre nuestro modelo de inversión Pledge Fund. Envianos un email a info@lanzame.es o accede al formulario de contacto. Seguro que podremos ayudarte