Concepto de Growth Hacking

Las startups están revolucionando el mundo de la empresa. Abanderadas de la innovación y la tecnología, están implantando un nuevo modelo de negocio.

Que muchos inversores hayan puesto el ojo en las startups no es mera casualidad: el potencial que algunas de ellas están demostrando está corroborando el éxito de estas nuevas empresas tecnológicas. Sí, invertir en startups es una opción que va ganando peso por sus garantías de éxito.

Y un responsable del triunfo de las startups es el growth hacking. ¡Te explicamos en qué se basa!

¿Qué es el growth hacking?

El Growth Hacking es un conjunto de técnicas transgresoras que muchas startups están implantando en sus departamentos con el objetivo de mejorar sus resultados.

Es una estrategia que conjuga los conocimientos del Marketing y la tecnología para alcanzar una serie de resultados.

El perfil del growth hacker

Cada vez más indispensable en las startups, el perfil del growth hacker responde a una serie de características. Estas son las principales:

  1. Multidisciplinar: la función del growth hacker es contribuir a generar una necesidad al público. Un objetivo que necesita conocimientos de Marketing, de Empresa, de Analítica… Pero también requiere grandes dosis de creatividad y habilidades comunicativas, dos elementos que se adquieren de forma innata.
  2. Creativo: poseer una mente inquieta, abierta y en constante búsqueda por implementar estrategias que conduzcan a una startup por la senda del éxito. Una capacidad que un growth hacker debe poseer.
  3. Mente analítica: esta capacidad no está reñida con la creatividad. Un growth hacker también debe saber lidiar con datos y números, para interpretar todos los resultados.
  4. Conocimiento avanzado en herramientas digitales: para monitorizar la competencia y ejecutar acciones de growth hacking es condición sine qua non tener un bagaje técnico en herramientas digitales. La digitalización ya no es tan solo una opción.

Las técnicas que el growth hacking emplea

El growth hacking abarca un conjunto de eficaces técnicas, que permiten posicionar el nombre de marca de una startup, impactar a los usuarios, etc. Estas son algunas de las más utilizadas:

  1. SEO: estas siglas responden a Search Engine Optimization. El SEO constituye uno de los pilares del Marketing digital. Es la ciencia que estudia y ejecuta acciones para mejorar el posicionamiento orgánico (en el que la publicidad no tiene cabida).
  2. Análisis de datos: una de las grandes ventajas que permite la tecnología, y en concreto la digitalización, es la de medir resultados.
  3. Engagement: los clientes del siglo XXI no buscan una comunicación unilateral por parte de las empresas, sino que buscan una vía comunicativa bidireccional, en la que tanto empresa como cliente puedan dialogar. Y es en este punto donde cobran protagonismo las redes sociales, la vía de comunicación que encabeza el ránking en la actualidad. Asimismo, el engagement ayuda a crear lazos con nuestra audiencia.
  4. Publicidad digital: uno de los grandes avances de la publicidad digital es la de impactar a los usuarios que realmente tienen una necesidad que puede satisfacer nuestra startup. Eso sí, ¡es importante que la publicidad que se emplee no sea intrusiva.

 

Tras haber visto todas las ventajas del growth hacking, no cabe duda en afirmar que es uno de los pilares básicos para mejorar los resultados finales de una startup.

Lánzame es el primer Pledge Fund en España, que te ayuda a invertir en Startups. Está integrado por profesionales que han desarrollado toda su carrera profesional en puestos de dirección de empresas.

21 Buttons, Verse o Arboribus son algunas de nuestras startups participadas.  

¡Contáctanos y descubre todas las demás!