La digitalización es un factor clave para el éxito de tu startup, es por este motivo que decimos que la digitalización ya no es tan solo una opción, sino que deviene una obligación.

Ya han pasado unos años del advenimiento de las nuevas tecnologías. Podríamos decir que actualmente nos encontramos en una etapa de consolidación en la que la sociedad ha entendido que la digitalización es un factor clave para el éxito de cualquier empresa. Lejos queda esa máxima de utilizar la tecnología tan solo cuando sea necesario y tan solo en algunos sectores económicos. Ahora, la digitalización es transversal, la transformación digital ya no es una opción, es una oportunidad, un reto que sí o sí, debes implementar en tu empresa si quieres que esta tenga un recorrido sólido y a largo plazo.

La digitalización permite sobre todo, aumentar las fortalezas y competencias propias de las empresas en un entorno tan complejo y competitivo como el actual, donde la oferta supera, con creces, a la demanda. Y justamente en la necesidad de diferenciarse de la competencia, la digitalización se erige como una posible solución.

Según Esteban Redolfi, director ejecutivo de 4 Years From Now (4YFN), una plataforma de negocio para empresas de tecnología con ambición global inscrita en el marco del Mobile World Congress, la digitalización es la clave en la construcción de una sociedad más justa, solidaria y colaborativa. “Estamos en pleno proceso de cambio y tenemos que aprender y entender las nuevas dinámicas del mundo digital de forma rápida”, asegura Redolfi en una entrevista en el portal Con tu Negocio. Esta nueva realidad nos está cambiando más allá de si utilizamos un móvil u otro, o de si subimos nuestras fotos a una red social. La digitalización está transformando las rutinas, cómo nos acercamos a las empresas, consumimos información o hablamos con nuestro gobierno.

Por lo tanto, la digitalización lo está cambiando absolutamente todo. No puedes obviar este fenómeno e intentar seguir creciendo a espaldas de esta realidad. Todos los ámbitos de la sociedad están evolucionando con la introducción de las soluciones de las startups. La tecnología ya está presente en la educación, la salud, los medios de transporte o el comercio. Los wearables, las casas inteligentes, el coche conectado o transportes a hipervelocidad son cosas de las que ahora hablamos, pero que en pocos años serán una realidad implantada. Vamos hacia una sociedad conectada, tecnológicamente más avanzada, que nos permitirá cambiar nuestros hábitos como ciudadanos. “La clave está en la operativa de las corporaciones a la hora de adoptar esta cultura de la innovación, mayormente fomentada por los emprendedores”, añade Redolfi.

Si analizamos datos en cuanto a penetración tecnológica y digital en nuestro país, España se encuentra en una posición de liderazgo, ocupando el segundo lugar en el mundo en el uso de smartphones por habitante y que sus ciudadanos utilizan con frecuencia hasta tres pantallas al mismo tiempo. Por lo tanto, nos encontramos en un país que en breve generará necesidades laborales del tipo ‘diseñador de órganos 3D’ o ‘piloto de drones’.

Borja Adsuara, patrono de la Fundación España Digital, explicó, en las IV Jornadas sobre Sociedad y Economía Digital que acogió la sede del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital que en 2013 se empezó a trabajar para adaptar la Agenda europea a España. Por tanto, la realidad es que aún hay que configurar el mapa digital. En este sentido, Adrián Nogales, director de Relaciones Institucionales del Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicaciones (COIT), expresó España para ser digital completamente, debe “potenciar el despliegue de redes ultrarrápidas de acceso fijo”. Las startups no podrán liderar la digitalización si el país en general no está lo suficientemente avanzado en esta materia. Es por este motivo que Nogales apuesta por un despliegue de redes en los entornos municipales, “donde abrir las zanjas”, contando evidentemente, con el apoyo incondicional de los ayuntamientos. Según el director del COIT, “es el momento de apoyar el concepto de ciudades inteligentes, las smartcity”.

José Antonio García, presidente de la Asociación Profesional de Cuerpos Superiores de Sistemas y Tecnologías de la Información de las Administraciones Públicas (ASTIC), apuesta por un directivo público que tenga una visión innovadora, con conocimientos en TIC y con una visión a largo plazo para que la digitalización sea una prioridad en la agenda.

El big data y el blockchain son las dos palabras más famosas actualmente en el mundo empresarial y ambas tienen el potencial para cambiar la forma en la que operan las empresas. Por una parte, los datos se traducen en oportunidades económicas, según los expertos en estrategias digitales. Con los datos, se puede saber dónde está la demanda y la oferta. Es así como los sistemas que manipulan los grandes conglomerados de datos adquieren cada día más relevancia. Finalmente, el blockchain se utilizará, según la Harvard Business Review, para mover y almacenar gran variedad de información, incluyendo dinero, títulos, música, arte, propiedad intelectual y descubrimientos científicos. Para gestionar todo el big data, el blockchain devendrá imprescindible: el número de casos de fraude, piratería informática y el acceso de personal no autorizado a datos que deben ser seguros plantea un riesgo significativo para todas las empresas. En este sentido, la utilización del blockchain podría mejorar la seguridad y resaltar dónde deben realizarse las actualizaciones después de que se haya producido una fuga o un corte.