Si hablamos de Airbnb, Uber o Dropbox, sin duda por todos conocidos, nadie dudaría en valorar estas startups por encima de los 1.000 millones. De hecho, Uber ya está valorada en más de 40.000 millones de dólares. Estas son sólo tres de las firmas que engloban la exclusiva lista de empresas que valen más de 1.000 millones de dólares.

De momento, entre ellas no hay ninguna española, aunque Martín Varsavski no dudó en etiquetar a nuestra participada Kantox como un futuro unicornio español.

Y es que si te interesa el mundo de los Venture Capitals, o si lees a menudo noticias relacionadas con este sector, muy probablemente habrás oído hablar de los “Unicornios”. Aquellas startups no cotizadas cuya valoración en la última ronda ha superado los 1.000 millones de dólares.

El término “Unicornio”, acuñado por Aileen Lee de Cowboy Ventures, en un post de TechCrunch de hace algunos años, se refiere a este tipo de empresas que tienen dichas valoraciones. Pero también sugería que tradicionalmente los Venture Capitals suelen entrar en el capital de estas Startups, cuando la valoración ya suele ser elevada, lo que obviamente conlleva que su éxit sea importante pero nunca con un retorno del 100%.

Con lo cuál, a tan elevada valoración, requeriría “salidas” mucho más grandes, y esto no suele ocurrir. Así que parece ser que algunos “unicornios”, aunque generan rentabilidades muy aceptables, no todas generan retorno del 100% para los VC.

Y es aquí donde entran los llamados “dragones”. Aquellas empresas que devuelven al fondo el 100% o más de lo invertido, a los fondos de inversión.

Sorprendentemente, sólo el 27% de las inversiones realizadas por los VC en Startups llamadas “unicornios”, generaron un retorno para los propios fondos. Y eso, a pesar de los altos valores de salida.

Esto se debe a que muchos de los inversores de estas Startups suelen ser grandes fondos que llegaron en etapas posteriores y con altas valoraciones, pagando un precio elevado por una cuota de participación pequeña. Por lo tanto, si que algunos recuperaron su inversión, pero no con un alto multiplicador del capital invertido.

Entonces, ¿es mejor un “unicornio” o un “dragón”?

Un “dragón” es una startup o empresa que devuelve todo lo invertido a un fondo. Pero curiosamente los “dragones” aunque son mucho más valiosos que los “unicornios”, lo cierto es que son cada vez más difíciles de encontrar, ya que el tamaño del fondo de capital riesgo crece.

Digamos que siempre podrás invertir en un “unicornio”, ya que dependiendo del momento de la entrada, la valoración no tendrá relación en tu retorno, mientras que para invertir en un “dragón”, hay que encontrarlas en las etapas iniciales, cuando son jóvenes.

En los últimos 10 años, se estima que los fondos de capital riesgo apoyaron aproximadamente a 62 “unicornios” que salieron a través de ofertas públicas por valores superiores a los 1.000 millones. En estas operaciones había hasta 450 inversionistas que apoyaron estos 62 unicornios. Y de estos 62 “unicornios”, sólo 17 de ellos eran “dragones”. Aproximadamente sólo una cuarta parte devolvió al fondo una alta rentabilidad en sus inversiones..

No todos los “unicornios” son “dragones”. De hecho, la mayoría de los “unicornios” no lo son.

Así que, siempre será mejor invertir en etapas iniciales para, si se da el caso, poder coger un “unicornio” y convertirlo en un “dragón”. Si ya se entra en etapas posteriores, la posibilidad de encontrar un “dragón”, decrece.

Si quieres invertir en futuras Startups “unicornios” o “dragones”, pídenos información sin compromiso sobre nuestro modelo de inversión Pledge Fund. No sabemos dónde encontrarlos, pero si garantizamos que los buscaremos incansablemente hasta encontrarlos. Envíanos un email a info@lanzame.es o accediendo al formulario de contacto. Estaremos encantados de buscarlos conjuntamente! 🙂