El volumen de datos que producen las entidades financieras es cada vez mayor y los reguladores exigen tener acceso para mejorar su visión sobre el riesgo y el comportamiento de los distintos agentes que participan en el ecosistema financiero. El reto actual es cómo podrán las entidades financieras abordar el cumplimiento normativo de forma eficaz y con menor consumo de recursos, mejorando al mismo tiempo la calidad de los datos que presentan a los supervisores.

En este escenario, dentro del ecosistema de FinTech ha surgido una nueva categoría de empresas etiquetadas bajo el concepto amplio de RegTech que están suscitando el interés de bancos centrales, bancos corporativos y empresas tradicionales de consultoría de riesgos y cumplimiento normativo. En el sector financiero, se consideran una subárea de lo que conocemos genéricamente como FinTech. El RegTech, por tanto, hace referencia a un conjunto de empresas y soluciones que aúnan la tecnología y la normativa para abordar los requisitos normativos en todos los sectores, incluidos los servicios financieros. Estas empresas se centran en la automatización de los procesos manuales y en los vínculos entre los pasos de los procesos de análisis/elaboración de informes, la mejora de la calidad de los datos, la creación de una vista integral de los datos, el análisis automatizado de datos mediante aplicaciones capaces de aprender durante el proceso y la generación de informes significativos que puedan enviarse a los reguladores y utilizarse internamente para mejorar la toma de decisiones clave de la empresa.

Aunque el uso de la tecnología para el cumplimiento normativo no es algo nuevo, la RegTech promete agilidad, velocidad, mayor integración, análisis y sobre todo, autoaprendizaje.

A modo de compendio, las empresas de este ámbito se centran en los siguientes campos:

  • Aplicaciones y técnicas de Big data: hay varias tecnologías novedosas disponibles para el procesamiento en tiempo real, el almacenamiento de “big data” y la integración de datos heterogéneos y textuales.
  • Herramientas de extracción de datos y análisis avanzados: cada vez hay una gama más amplia de aprendizaje automático, estadística computacional, algoritmos de complejidad y física estadística (como el Aprendizaje Profundo) que ofrece el potencial de una extracción de datos potente además de técnicas de simulación para mejorar la toma de decisiones.
  • Herramientas de visualización: debido a la complejidad y a la cantidad de los datos, los reguladores necesitan herramientas potentes para la visualización, la comprensión y la elaboración de informes de varias fuentes de datos heterogéneas sin necesidad de tener una gran experiencia en programación.
  • Biométrica y análisis de medios sociales, como las herramientas del programa Conozca a su cliente (KYC por sus siglas en inglés) para el cumplimiento de las normativas ALD-CFT.
  • Las herramientas de cumplimiento/evaluación de riesgos en tiempo real e integradas en los sistemas tienen el potencial de mejorar la eficacia operativa y la efectividad, por ejemplo, en la vigilancia del comercio, la supervisión de los riesgos de delitos financieros, el blanqueo de dinero, la determinación de perfiles de clientes y la supervisión de conductas de riesgo.
  • Herramientas de integración de software: innovación en software que permite tener herramientas de contabilidad y cumplimiento listas para usar que pueden interactuar directamente con los sistemas de información reglamentaria.
  • Codificación predictiva, que busca identificar patrones de actividad, como un uso poco habitual de la comunicación, patrones de salida de la oficina fuera de la rutina, no finalización de la formación o incumplimiento de un permiso obligatorio, patrones que pueden indicar posibles conductas preocupantes.
  • Plataformas y redes abiertas para compartir datos, estándares de formatos y procesos comunes.

Javier Sebastián, experto en regulación digital de BBVA Research, asegura que “estamos en un momento de explosión del ecosistema. En los últimos cinco años se han creado decenas de startups RegTech (aunque en realidad el término como tal no existía hasta hace menos de un año)”. Además, Sebastián asegura que el grado de madurez es muy variable, pues las tecnologías utilizadas son diversas: “hay soluciones de gestión de identidad basadas en biometría, por ejemplo, que son bastante maduras, y dentro del big data también hay herramientas sólidas y fiables. Las soluciones que se basan en tecnologías más inmaduras, como blockchain o inteligencia artificial, lógicamente tienen aún mucho camino por recorrer”.

En cuanto a su opinión de cara al futuro, el experto asegura que es muy probable que al final todos los bancos utilicen este tipo de tecnologías, no sólo porque el ecosistema está creciendo muy rápido, sino porque las grandes instituciones en este terreno también están adoptando las tecnologías que utilizan las RegTech. De hecho, los bancos ya están utilizando herramientas tecnológicas para cumplir con los requerimientos regulatorios. Lo diferencial, como hemos dicho, es que esta nueva propuesta se sustenta en tecnologías de vanguardia que permiten mejorar la agilidad, flexibilidad, velocidad y precisión de la información.

Como siempre, debemos esperar para ver cómo evoluciona. De mientras, si estás interesado en invertir dinero en este tipo de empresas disruptivas, no dudes en contactar con nosotros. Pídenos información sin compromiso sobre nuestro modelo de inversión Pledge fund, a través de nuestro formulario de contacto. ¡Estaremos encantados de ayudarte!