Gráfico de los sectores de las startups

¿Cuánto vale mi idea? ¿Cuánto vale mi Startup? ¿Qué valoración puedo dar si estoy buscando mi primera ronda de capital o seed capital?

Estas son algunas de las preguntas que se formulan muchos emprendedores cuando quieren encontrar capital, pero apenas tienen una estructura informal, sin track record, sin haber facturado, con muchos retos por delante y todo por demostrar.

La respuesta más habitual a este tipo de preguntas es que no lo sabemos. Es imposible realizar una valoración de cuanto vale tu empresa si no hay métricas para poder evaluarlas. Porque simple y llanamente es imposible hacer previsiones de flujos de caja si no sabemos, ni tan siquiera, de donde vendrán.

Por esto, y para poder valorar cuánto vale mi startup, cuantas más métricas tengamos, mejor. El estado de madurez de la Startup, si está facturando, el coste de captación de los usuarios, el ARPU, el valor de la tecnología, los resultados futuros, el ROI… son datos que pueden ayudar en mayor medida a valorar la Startup de cara a los inversores.

Estas métricas nos pueden ayudar a extrapolar cuál va a ser el éxit futuro que vaya a tener nuestro inversor. Porque no olvides que un inversor entrará en el capital de tu Startup sólo si hay serios indicios de poder multiplicar por un buen número su inversión.

Así, un fondo de inversión o un business Angel o nuestro Pledge Fund, se fijará en las siguientes métricas a la hora de valorar tu Startup (y sin que este sea necesariamente el orden):

  1. Modelo de negocio: Tener validado el modelo de negocio es muy importante. Tener clientes que “se crean” y estén dispuestos a pagar por tu producto o servicios, es muy importante. La parte más difícil del negocio ya está hecha. Ahora hay que buscar al resto de clientes y, si lo hacemos de la forma más rápida posible, mejor.
  2. Tecnología: Muy importante saber si la web, la app, la tecnología en definitiva, es robusta o se deshace cuál terrón de azúcar. Y si es el segundo caso, cuánto costará, en tiempo y dinero, convertirlo en robusto.
  3. Equipo: Saber cómo de consolidado está y qué experiencia previa tienen en el sector donde se van a introducir. Cómo de flexibles y liquidos son para adaptarse y enfrentarse a los cambios que seguro vendrán. ¿Quién lidera el equipo?.
  4. Métricas: Analizar cuál es el coste de captación de nuevos clientes y que retorno generan cada uno. Cuál es el ARPU de cada uno de ellos. Cuál es el tiempo medio de captación y de permanencia.
  5. Business Plan: Un Business Plan a más de tres años, en una Startup, es ciencia ficción. Y casi que podríamos decir que para el segundo año, seguro que no se cumplirá. Pero tener una base sobre la que discurrirá nuestro negocio, es importante. En el Business Plan incluiremos los costes de captación de nuevos clientes, la estructura, así como las previsiones de venta, de crecimiento y los márgenes. Pero muy importante también, podremos ver cuando llegarán las nuevas necesidades de capital y cuándo necesitaremos una nueva ronda de inversión.
  6. Pacto de Socios: Muy importante este punto ya que el pacto de socios debe especificar todos los acuerdos, tanto por lo que respecta al equipo, como a los socios, así como a las futuras rondas de ampliación de capital. Debe ser un pacto de socios que no deje nada al aire ni ningún cabo suelto.
  7. Competencia: Cómo está nuestra competencia con respecto a nuestro modelo de negocio. ¿Qué posibilidades de flexibilidad y adaptación al cambio tienen?. ¿Nos pueden copiar nuestra innovación? ¿Qué cuota de mercado tengo y cuál quiero conseguir?.
  8. Oferta y demanda: Qué porcentaje de tu startup estás dispuesto a ceder y cuánto pides por ella. ¿Hay otros inversores que acepten tu valoración?

Los inversores no van a esperar que tengas todo resuelto, pero al menos que tengas sentido común, un plan, iniciativa y expertise en tu sector.

Disponer de algún mentor o inversor inicial que te ayude a detectar tus carencias, a validar tu modelo de negocio, antes de presentarlas al resto de inversores será de gran ayuda.

Por tanto, y como conclusión podemos resumir que:

  1. La esencia de la valoración de tu Startup está en la capacidad que tengas de generar retorno para el inversor.
  2. Si las expectativas de la Startup están fuera de mercado, tu Startup no tendrá ningún valor.
  3. A mayor maduración de la Startup, menor riesgo en las métricas y mayor valoración de la misma.

Como ves, al final todo se resume en que tu dirás cuanto vale tu Startup y el inversor te dirá si se lo cree o no. Si no se lo cree, deberás bajar tu valoración si quieres conseguir financiación para tu ronda.

Si quieres invertir en Startups, crearte tu propia cartera diversificada de inversiones, pero no sabes cómo valorarlas, confía en Lánzame. Pídenos información sin compromiso sobre nuestro modelo de inversión Pledge Fund, enviándonos un email a info@lanzame.es o accediendo al formulario de contacto.